domingo, 13 de noviembre de 2016

Quinientos años de la reforma: ¡Clímax del ecumenismo y final del protestantismo!


El día 31 de octubre de este año, en Lund, Suecia, con la presencia del papa Francisco, la Iglesia Católica Romana y la Federación Luterana Mundial realizarán una importante conmemoración ecuménica.[1] En la agenda entre los temas más relevantes está la celebración del 500º aniversario de la Reforma Protestante, que ocurrirá en la misma fecha en 2017.[2] ¿Qué sucedió el 31 de octubre de 1517?

El comienzo del Protestantismo. Martín Lutero clavó en las puertas de la capilla de Wittemberg, en Alemania, 95 tesis que versaban principalmente sobre penitencia, indulgencias y la salvación por la fe.[3]Esencialmente, la Reforma Protestante resultó del choque entre el principio Sola Scriptura defendido por los reformadores y contra la tradición eclesiástica de la Iglesia Romana. Para los reformadores y los antiguos protestantes solamente la Biblia es la suprema regla de fe y práctica, porque la Palabra de Dios está por encima de todos los concilios.[4]

Pero, paradójicamente, al final del período de 500 años marcado por horribles persecuciones, los dos enemigos históricos se reunirán amigablemente en conmemoración. ¿Para conmemorar qué? La victoria del proceso ecuménico y de la reconciliación entre católicos y “protestantes”.[5] El ecumenismo moderno surgió en 1948 entre los protestantes.[6] Luego, en junio de 1959, el papa Juan XXIII, en su primera encíclica, “As Petri Cathedram”, indicaba la necesidad de una “adaptación” o aggiornamento a las necesidades del tiempo actual.[7]

A continuación, en diciembre de 1961, por la bula “Humanae Salutis”,[8]Juan XXIII convocó al concilio ecuménico Vaticano II, y lo inauguró en octubre del año siguiente. El papa Pablo VI dio continuidad al mismo concilio y en noviembre de 1964 firmó el decreto “Unitatis Redintegratio”, para que: “superados todos los obstáculos… todos los cristianos se congreguen en una única celebración de la eucaristía, en orden en la unidad de una única iglesia desde un principio”.[9] Así, la Iglesia Católica se comprometió de modo irreversible con el ecumenismo.[10] Pero, esencialmente, aquel concilio nada cambió. Apenas promovió una apariencia nueva en la Iglesia Romana.

El papa Pablo VI admitió que el concilio Vaticano II “[…] no fue directamente dogmático, sino doctrinal y pastoral”.[11] Los dogmas tenebrosos permanecieron. Viejos errores y pretensiones no fueron abandonados. Al contrario de Roma, trágicamente quien cambió fueron los protestantes, porque se volvieron liberales, abandonando el principioSola Scriptura y su anterior fidelidad a la Biblia. Según Gulley, “Ambos lados percibieron que su enemigo común (el secularismo) no podría ser enfrentado por un cristianismo dividido”.[12] El antiguo énfasis de católicos y protestantes en las cosas que les separaban fue substituido por las que les unen.

El movimiento ecuménico no está interesado en la verdad bíblica, porque: “[…] ignora las 95 tesis que llevaron a Lutero a romper con el papado (creencias las cuales el Vaticano todavía defiende)”.[13] Su agenda no es el Evangelio eterno, no es el sacrificio único, completamente suficiente y expiatorio de Cristo. No es su mediación e intercesión continuas en el Santuario celestial, no es guardar los mandamientos de Dios, ni la santificación del sábado del cuarto mandamiento. No es la verdad, sino la unidad. No es la cuestión soteriológica, sino la social. Los dos lados son indisculpables, porque deberían saber que la mejor arma contra el secularismo no es la unidad sino la verdad. La referida conmemoración será una “declaración de quiebra” del protestantismo histórico y una rebelión contra Dios y su Ley, simbolizada en Apocalipsis 17 por la mujer llamada Babilonia. Este nombre proviene de Babel y significa “gran confusión”.

Así, como los edificadores de la antigua torre de Babel descarriaron “a toda la tierra” (ver Génesis 11:1-9), esta apostasía actual también será un lazo para “los moradores de la tierra” (Apocalipsis 17:8). Que estemos lejos de esa conmemoración, contestando fielmente el llamamiento solemne: “Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas” (Apocalipsis 18:4).

fuente:http://noticias.adventistas.org/es/columna/wilson-borba/quinientos-anos-la-reforma-climax-del-ecumenismo-final-del-protestantismo/

Bienvenido a la era donde la verdad ya no importa.



En su más reciente documental HyperNormalisation, Adam Curtis anuncia: 
"Vivimos en un mundo donde los poderosos nos engañan. Sabemos que mienten, y ellos saben que sabemos que mienten, pero no les importa. Decimos que nos importa, pero no hacemos nada. Nada nunca cambia. Es normal. Bienvenidos al mundo de la post-verdad”.
La imagen del poster de este mundo de la post-verdad y la post-política (términos que utiliza Curtis) bien podría ser Donald Trump y en general estas elecciones. Trump, aunque involucrado en numerosos casos de corrupción, discriminación y simplemente engaño y mentira, no se ha visto afectado de manera significativa por toda una oleada de información en los medios más reconocidos del mundo que lo revela como un ilusionista, un show-man, un estrella de reality TV en un mundo donde la realidad ya no existe. El caso de Trump llega al paroxismo, pero también Hillary Clinton ha sido expuesta en una relación de connivencia con los bancos y los medios, además de que en reiteradas ocasiones se ha demostrado que ha dicho mentiras. Para su suerte, Hillary se beneficia del vaudeville político de Trump, se vuelve un mal menor y si bien su candidatura es sumamente débil, no es realmente importante ya que de todas maneras los políticos realmente no tienen mucho poder, no al menos de cambiar el sistema. Trump en cierta forma representa una singularidad, un torbellino de caos, pero no amenaza realmente al sistema, sólo amenaza a la realidad misma, a substituirla con una perenne fantasía, la sumisión a un mundo que no sólo es falso, sino que se sabe falso y aún así continúa.



martes, 1 de noviembre de 2016

Idiologia de Genero y Feminismo de Tercera Ola Explicada con Manzanitas

Idiología de Genero explicado con manzanitas




Analizando el sentido común relativo en base a la cultura.




La verdadera Naturaleza del Feminismo de la Tercera Ola




Para terminar una sátira si todos los valores de estos movimientos superaran el sentido común de las personas y se implantaran en los colegios. Debemos entender que la exageración nos lleva a poder ver realmente si los principios o valores son correctos. Mirar hacia donde finalmente conduce un pensamiento en el futuro no ayuda a ver realmente la naturaleza del mismo antes de que sea halla desarrollado en 4 a 5 generaciones.


lunes, 10 de octubre de 2016

100 Preguntas sobre sexualidad - Carta Abierta a un gobierno Manipulado

Hace ya 5 días comencé y termine la lectura de este material impreso en la comuna de Santiago porque no es un tema que no conozca, ni que se me haga difícil, me considero en cierta manera ya con edad madura para discutir este tema, soy padre, fui educador en un colegio técnico y profesor jefe, viví problemas con mis alumnos, viví problemas en mi adolescencia, busque diferentes respuestas y caminos creo que tengo derecho a tener una opinión.
Además debo dar las gracias que fui formado sexualmente hablando por padres preocupados, además de una curiosidad científica pero debo enfatizar a una gran maestra que cambio mi visión sobre la sexualidad en los tiempos donde uno comienza en este camino.

Recuerdo una mañana donde una profesora, para algunos un tanto cascarrabias, pero para mi una mujer que fue la puerta del saber y la educación. Recuerdo que en esas mañana de lectura forzada de 45 minutos, yo un muchacho en 4to grado, siempre y "recalco" siempre olvidaba mi libro de lectura para ese periodo. Mi maestra al detectar esto puso en mis manos un libro que ahora lo recomiendo por sus sencillez y es el libro gordo de petete. Los mas Adultos deben también tener buen recuerdos de este libro. Otro libro similar fue puesto en mis manos para ese entonces por ella fue... Las 100 preguntas y respuestas de Charly Brown.
Esa profesora no sabia que esos dos libros leídos a regañadientes se transformaron en mis compañeros para un niño que venia de padres separados y con muchas dudas sobre como funcionaba el mundo. Comencé amar el leer y desde entonces leo. Busco respuestas a misterios de mi vida o de mi entorno y no hago división entre creyentes o ateos, como algunos creen, sino que una mentalidad critica para leer a ambos y ver las respuestas sobre diversos temas.

Lo segundo que me marcó grandemente fue una charla sobre sexualidad que esta profesora tuvo, no recuerdo si era 4to básico y 5to básico, no lo recuerdo bien. Ella comenzó con una pregunta simple pero que sacó a relucir los prejuicios y la ignorancia de ese grupo de mixto de muchachos. Ella dijo con esa voz firme que la caracterizaba: ¿Qué es sexo? Unas niñas (compañeras de curso) se pusieron rojas y otros niños se rieron... Y yo respondí yo se pero no lo podría explicar pero yo se qué usted debe saberlo, salieron otras carcajadas en el grupo y recuerdo otros muchachos mas malandras que yo comenzar a hacer bromas. Para un niño inquieto y revoltosos de ese tiempo ya había visto revistas en los estanterías con una franja "Para +18" casi trasparente que dejaba ver muchas cosas, sobre la sexualidad.